Víctor Souza es artista Tijuanense y actualmente su proyecto Blame the gnomo (Culpar al gnomo) es la propuesta con la que cada semana se presenta en Pasaje Rodríguez en compañía de su esposa Marian.

Uno de los grandes retos que tiene el artista local es la difusión de su trabajo y la exposición de sus proyectos actuales, es por eso que parte de esta entrevista está dedicada a la cohesión social del artista con su arte. Los cuadros, bocetos y trabajos expuestos en la entrevista se promueven en el lugar antes mencionado y se encuentran a la venta al público en general. Víctor Souza participa en colectivos en Tijuana y San Diego, y actualmente – comenta- se encuentra en dos proyectos que gustan de caricaturizar familias como parte de autorretratos. Le gusta el dibujo, la música y los espacios vacíos. Tiene 40 años de edad y goza de lleno su tiempo libre a esta actividad. Su pasión es el dibujo y su principal herramienta es el lápiz.


Foto por: Delgado Miguel

 

¿Cuánto tiempo te dedicas al dibujo y como empezó el gusto?

  • Desde niño siempre me llamó la atención, desde niño quedé asombrado porque una de mi hermana también dibuja y me acuerdo que le pedía que me dibujara cada imagen que se me venía a la mente, y la hacía. De ella aprendí muchísimo, aprendí que si algo lo imaginaba lo podía plasmar. Y después, yo coleccionaba cómics de Marvel, DC, ya sabes. De ahí, indirectamente creo que he de haber aprendido la anatomía del cuerpo humano, ver los músculos, las formas y los trazos de los superhéroes y trataba de dibujar estos personajes. Así empecé a dibujar, trataba de hacer mis superhéroes. Totalmente autodidacta. Tengo más o menos, unos 15 años dibujando.Primeros dibujos 


¿Tu hermana todavía dibuja?

  • Hace muchísimas cosas, es maestra, ella fue gran impulsora para mí, y te digo, como niño inconscientemente coleccionaba todas mis historietas, a veces hasta las caricaturas también me llamaban la atención. Después estuvo rara la historia de mi vida en el dibujo porque dibujaba y copiaba, lo tenía como un hobbie, como muy rudimentario, muy sencillo, no me esforzaba tanto en la adolescencia. Pero estuvo raro, un día, cuando tenía como 19 o 20 años de la nada sentí una gran desesperación por dibujar y fui a comprar un cuaderno de dibujo y lápiz y todo el Kit porque ni tenía, el dibujo estaba totalmente abandonado para mí, en ese proceso algo pasó que volví al dibujo, y hacía dibujos más grandes.A partir de unos 15 años para acá me he dedicado de lleno, en cada pieza que hago me propongo algo, tiene un tema, tiene un significado. Me dedico al cien por ciento, más responsablemente a lo mejor, pero piezas completas. A lo mejor en otros tiempos tenía piezas incompletas y trazos incompletos pero desde hace 15 años para acá hago mis piezas completas.

 

¿Cómo fue esa evolución como dibujante?

  • Hubo un eslabón perdido entre que dejé de dibujar y volví. Volví totalmente con otra mentalidad, otro tipo de dibujo, otra propuesta, entonces lo que he venido haciendo de 15 años para acá es estar trabajando, aprendiendo de mí mismo, creando un estilo sin querer, porque es mi estilo, no te podría decir que estoy muy influenciado por otro artista. Porque si te fijas, en el tiempo que te estoy hablando no teníamos tanto contacto con el internet. Internet para mi es relativamente nuevo de unos añitos para acá. No tenía acceso ni a libros, ni Instagram, Facebook. Cuando de repente caía un libro los veía y trababa de sacar algo de ahí. Nunca tuve una influencia directa. Entonces, vamos a decir que soy autodidacta y el tema que toco también es mío. Nunca intenté dibujar como alguien. He madurado mucho según yo, a como antes dibujaba. La práctica hace al maestro, a lo mejor ha sido a mi paso, a mi ritmo, pero trato de llevar un tema.Se requiere un tiempo para hacer esto, y a veces por el ritmo de vida que tenemos no nos da tiempo. No nos da chanza por cosas de la vida, pero ahora estoy dedicado al cien por ciento al arte. Ahora tengo más tiempo. De dos años para acá tengo más tiempo y es eso a lo que me estoy dedicando.

¿Tienes otra ocupación? ¿A qué te dedicabas antes de dedicarte a esto de lleno?

  • Me dedicaba a algo súper mundano, casi casi de lo que mi mente está en contra. Me dediqué por años a retell (ventas por teléfono). Ventas de ropa y marketing,  y cosas fuera de lo que yo pienso. Esa fue una gran razón de que me haya alejado de todo eso. Me estoy dando la oportunidad de hacer algo que me llena. Eso es prácticamente lo he hecho toda la vida y ahora con más gusto.

Algo que llama la atención de tu trabajo, aparte de la técnica y los trazos es el nombre de tu proyecto, ya que se puede apreciar el personaje del gnomo como una característica de tus dibujos. Pareciera una constante a resaltar en tus dibujos.  Me gustaría que nos hablaras un poco de esto. ¿Por qué Blame the gnomo, y como surge la idea de ponerle así a tu proyecto?

  • Hay veces que cuando termino una pieza, o acabo cansado de ella o igual me gusta muchísimo, en fin, hay veces que ni yo sé cómo le hago, duro horas dedicadas a esto. Es una conexión entre mi mente y mi mano, y el no saber cómo le hago me hace ¨echarle la culpa al duende¨, hay que culpar al gnomo. Culpar al gnomo, no sé cómo le hice. No es que entre en un trance o algo así, pero sí creo que es la magia. No te puedo decir técnicamente como es que hice eso porque soy autodidacta, tengo un duende en mi mente. No soy yo, es la magia. No seré súper dibujante, no hago realismo, pero mis dibujos me dan para hacer historias y trato de que mis piezas hablen por si solas.

¿Cuáles son las temáticas que a Víctor Souza le gusta dibujar?
¿Qué tratas de plasmar en tus dibujos?

  • Noto que ha habido un cambio bien grande de unos años para acá en el trabajo que hago, ha ido madurando y más que la calidad, el tema refleja lo que yo siento. Eso quiere decir que mi vida ha ido madurando en sí. De unos diez años atrás eran temas más complejos, más obscuros, más saturados. Mis propuestas son más sobrias, y ahora creo que ahora entiendo el punto que estoy tratando de proyectar. Por ejemplo, tengo un dibujo que se llama Progresivo. Progresivo es un mago que es está pintando en su lienzo. Es un mago que está trabajando la magia. Ese dibujo lo recuerdo mucho porque el proceso estuvo denso y un poco depresivo, doloroso. Duré unos meses trabajando en él porque fue una etapa oscura en mi vida y de cambios. Aparte la edad que tenía. Hoy en día mis trabajos los entiendo más sobrios, más claros. Me hacen más feliz. Los dibujos que hago ahora me remontan a esa nostalgia que sentimos todos por la niñez. Todo el mundo gigantesco que se te hace cuando estás niño y que no te alcanza todo el día para imaginar. Eso es lo que trato de plasmar. Fotografío el lado bonito de lo obscuro. Lo que de niño te daba miedo, lo que te intrigaba mucho.

¿Se puede decir que notas esos contrastes de luz y oscuridad a lo largo de tus trabajos?

  • Entendí que era lo que quería hacer. Hoy en día mis trabajos son más ligeros y más digeribles. Se ve la diferencia de antes y después, pero sabes que son del mismo artista. La oscuridad tiene su magia. Entendí que los dibujos que hacía, llenos de tema, llenos de simbolismo y tan obscuros, a lo mejor era difícil para mí proyectar lo que sentía en ellos, pero la oscuridad tiene su magia, tiene su lado melancólico, sentimental, no todo lo oscuro es negativo. No es mi propósito ser obscuro, no me esfuerzo porque sean así. Si mezclas ese matiz infantil con lo obscuro te da ideas bien bastas. No me la acabo de tanto que me gusta imaginar y plasmar en mis dibujos. En este tema que estoy haciendo ahorita me estoy entendiendo más con la gente. Tenemos eso en común. Predomina la oscuridad, el contraste con la luz, la niñez y la naturaleza también.Soy malísimo para dar explicaciones pero siento que mi trabajo me da para aventarte todo el choro del mundo, soy muy tímido y me gusta que mis trabajos hablen por si solos.

¿Cuántas horas le dedicas a los dibujos? ¿Cuántos días a la semana?

  • Hay días que 6 o 7 horas, dependiendo la rutina, hay veces que me siento a dibujar y no tengo nada que hacer más que dibujar. Puedo estar desde la tarde hasta la madrugada. Pero ahora que tengo este compromiso siempre tengo que avanzar algo, tengo el compromiso conmigo mismo. Yo sé que no cualquiera tiene la chanza de dedicarse a lo que le gusta y la vida me lo estaba poniendo así, esta es mi oportunidad de hacer lo que me apasiona. No estoy pensando en el resultado, simplemente me estoy tirando de panza a hacer lo que me gusta, porque me divierte, por amor al arte. Me entrego y me pierdo, me voy de lleno. Es prácticamente la respuesta, dibujo todos los días aproximadamente cinco horas al día y créeme que se van súper rápido.

¿Utilizas otras propuestas aparte de lápiz?

  • Lo mío, lo mío, es el lápiz.  Me gusta mucho el grafito. He experimentado con acrílico, cautín con madera, con murales, he hecho máscaras como tipo escultura y hasta bordado. Creo, a lo mejor – tal vez malamente- pero cuando tienes noción en el dibujo, te adaptas y puedes hacer un boceto y después experimentar. Creo que dedicándome a cualquier técnica puedo evolucionar. Creo que cada técnica tiene su sentimiento. Yo era el que me escogían para hacer los dibujos de la secundaria ¿Quién hace el dibujo para la tarea? ¡Víctor! ya sabes; el aparato reproductor, el mapa de la república, pero ahora es diferente. Ahora tomo la fotografía y no más. Ahora sólo con ver una imagen o imaginarla la puedo reproducir a lápiz.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro? ¿Cuáles son tus proyectos actuales?

  • Del tiempo que tengo dibujando he expuesto y participado en colectivos, nunca he sido bueno para las relaciones sociales o muy participativo, soy muy poco sociable, pero desde un tiempo para acá que me he estado relacionando, y  es diferente. No se puede estar de incógnito. Trato de inscribirme en convocatorias. He estado en colectivos en San Diego. En ese tipo de actividades es cuando aprendo de los demás, técnicas, maneras de pensar.El espacio que tenemos en Pasaje Rodríguez se me hace una buena zona, creo que es un muy buen punto. Tratamos de hacerlo cada fin de semana para darnos a conocer. Quiero ser reconocido por mi trabajo por gente que le guste cuando lo vea al pasar.Ahorita tengo dos proyectos con dos familias que me están dando la oportunidad de dibujar temas sensibles referentes a su vida personal, y el saber que la gente me busca para que las reproduzca en mi mundo, con mis técnicas, es muy gratificante. Creo que eso es lo que más soñamos, vivir de lo que nos gusta y hacer lo que nos apasiona. Yo solo quiero vivir en paz y dejando una huella, siento que puedo dejar algo. Siento que dejo un momento de inspiración. Por ejemplo, saber que una persona se identifica con mi trabajo y de cierta manera se proyecta en su proceso de duelo al querer que le dibuje a un ser querido que tiene poco tiempo de fallecer. Físicamente es agotador, y mentalmente también pero al final es enriquecedor por eso me cuesta mucho ponerle precio a mi trabajo, se me hace raro y difícil ponerle precio a una pieza de arte.  ¿Pero qué me dices del sentimiento? Hace cinco años atrás guardaba mis dibujos, hasta hace tres o cuatro años me he abierto a las redes sociales y eso me ha ayudado a darme a conocer y exponer mi trabajo. Nunca fue mi afán vender. Mucho menos después del vínculo que hice con el dibujo. No era mi intención venderlos. Pero después entendí que se pueden hacer litografías y a lo mejor eso se puede ofrecer. Una litografía es una manera de ofrecer tu pieza en una copia trabajada y de precio accesible.Ver el trabajo de otros artistas me hace poner los pies en la tierra, trabajos súper admirables en verdad. Ese fue más que nada mi impulsor, mis ganas de querer salir y mostrar mi trabajo. Ahí fue donde me dieron ganas de que la gente vea mis trabajos. Empezar a documentar el proceso y que le gustara a la gente fue una gran oportunidad, de ahí mismo me han salido exposiciones en el otro lado. Tengo que estar innovando y produciendo y eso me gusta, que llene la vista del espectador y aprecien todos los detalles.

¨ ¿Qué seríamos sin el espacio vacío que hay por llenar?¨, dice Víctor Souza.

 

Atentamente:
Miguel Alberto Delgado García

 

No Comments