Minificciones: Cienpiés / Reptante

Minificciones: Cienpiés / Reptante

Ciempiés

El ciempiés está en la ciudad. Se propaga la crepitación de sus pasos, un eco metálico que hace retumbar los muros; los hace temblar. Un exoesqueleto descomunal deambula entre los edificios. Todos continúan sus labores, pretenden no escucharlo, pero yo no debo desconcentrarme, siempre tiene que haber alguien que lo contenga, como a un tigre: si se le da la espalda pronto brota sangre del cuello. Sigue ahí afuera, innumerables patas que desplazan un rostro terrible, que he visto y no puedo dejar de ver. Canta una tonada diabólica, la mente sucumbe; insoportable.

Reptante

El rostro se deslizó por el suelo dejando un rastro pegajoso, escaló la pared de ladrillo; la ventana estaba abierta y entró. Se instaló en el nuevo huésped (involuntario a aceptar la ausencia de volición) que al despertarse y ver el espejo reconocería una faz cotidiana, monótona, la misma de siempre, con la misma sonrisa de siempre.

Por: Zen Shagathe
Tijuana, Baja California (1995)

Actualmente estudia la carrera de Ingeniería Biomédica, con la carrera de Psicología parcialmente recorrida.
Escribe microcuentos, poesía y cuentos desde los 16 años, como una necesidad espontánea y en ocasiones no
tan espontánea.

No Comments