María Luisa Bombal y yo

                                 Mi infancia  fueron las historias de mi abuelo, y mis amigos los libros. 

                                                                                      

Hablar de María Luisa Bombal es hablar de mi amigo el televisor al que le huido por años. Una tarde de octubre, mi amigo lejano el televisor, se había posesionado de mi mente al escuchar la voz de aquel hombre, que por osadía se había atrevido a invadir la casa del gran Neruda con la intención de que este leyera su primera obra. Sí, Antonio Skármeta y su Cartero de Neruda esa tarde desde una torre papel me presentaron a María Luisa Bombal. Escritora por naturaleza, esa abeja de fuego que bautizo Neruda, la niña que odiaba la niebla, la amiga de Borges y Macedonio Fernández. La alcohólica a la que se le extinguió su vida esperando el premio nacional de literatura chilena. 

Y es que cada día devela un suceso que marcará el transitar de los visitantes  que por arrogancia, y egolatría, se han creído los dueños del planeta. Planeta que siempre ha estado lacerado una y mil veces, respondiendo a la ofensa con las mejores violetas. Un 8 de junio de 1910 este mundo chambón y jodido como diría el sentipensante de ojos esmeralda, el que se pierde en la multitud por temor a ser catalogado como una figura “importante”, el que escribe para quienes no pueden leerlo, los de abajo, los que esperan desde hace siglos en la cola de la historia, no saben leer o no tienen con qué.  Mi gran maestro, mi amigo, Eduardo Galeano. Nace María Luisa Bombal la bisnieta del primer cónsul alemán de Santiago de Chile, de apellido Precht. De modo que por el lado de su madre venían de los alemanes de Valparaíso que años más tarde se irían a Viña del Mar. Por el lado de su padre, los Bombal llegaron a Chile huyendo de la dictadura de Rosas, muchos años después la dictadura de Rosas la impactaría, pero en la niñez las historias de su crueldad se convirtieron en una leyenda para ella. María Luisa nació en el paseo monterrey que era precioso, cubierto de madreselvas, los señores se paseaban conversando y los niños iban al mar. ¡Viña era una maravilla!…Un día, hace como un año,  fue y casi se desmaya de asco, todavía está la casa de su niñez, pero todo pavimentado, con los autos allá arriba y una estación de servicio en la esquina donde vivían los Segnoret. En esa época, Viña era la ciudad jardín, ahora le llaman la ciudad jardín, pero están muy equivocados. De los olores de Copihues, los vuelos de las mariposas, y el susurro del viento no queda nada. 

Con esos cómplices de aventuras, con los que se discute tanto y se quebrantan juramentos, los hermanos. María Luisa descubrió el arte del juego que se traducía en las inauguraciones que hacia el neno Dittborn a los castillos de arena, en las noches de Viña. Y en esos juegos de ires y venires se le ocurrió a los 8 años escribir sus primeros poemas que eran malos, dice ella. Cuando se los enseño a su tío Roberto dijo: “¿Por qué esta niñita no escribe sobre los copihues colorados? ¿Qué lata copihues blancos! ¡Qué tontería!” Lo que no había visto el tío Roberto era que para María Luisa, los copihues blancos y la lluvia eran la verdadera acogida del sur de Chile. 

La música también se convirtió en un pasatiempo a los 8 años de María Luisa Bombal. Empezó a estudiar violín con Paco Moreno quien decía; que ella tenía buen arco, pero él descubrió que ella tocaba de memoria porque la cabeza nunca le dio para la música. Decidió no estudiar más violín o era la literatura o la música, no podía hacer las dos cosas con la misma pasión. La literatura fue la vencedora de ese maravilloso juego de ajedrez que inicio la abeja de fuego de Pablo, quien se apasiono por la literatura gracias a su madre quien leía a sus hermanas, y a ella, cuentos alemanes. Así, crecieron leyendo todo lo nórdico, todo lo alemán, más que lo chileno, aunque nunca dejaría de leer a su grandes  amigos Gabriela Mistral y Pablo Neruda. Su madre la había enviado al mundo de las letras en el que se inauguró  con su primera obra; una tragedia de amor que sólo se la mostro a Ricardo Güiraldes que era muy amigo de su familia, y desde entonces la empezó a llamar colega. 

Siempre han pintado la niñez como la etapa de los colores rosas y no es cierto; los niños y las niñas son mundos llenos de interrogantes por develar. Y en esos interrogantes por develar; María Luisa se enfrentó a sus nueve años con la muerte de su padre, ella era su hija predilecta, y la niña de sus ojos. María amaba tanto a su padre, que  con su partida comprendió que la muerte es parte de la vida, y sería su compañera eterna. Al recordar viene a su mente las palabras de unos de sus tíos que siempre decía: “si le sacan al retrato de tu padre el bigote serás igual a el” esa noche María Luisa reafirmo; que ella era la continuidad de su padre o eso pretendía ser. 

En contraste con la infancia de la maravillosa María Luisa Bombal, esta lectora compulsiva hoy se va tomar el atrevimiento de igualarse a ella, y empezará a describir aquellos eventos que le han permitido consolidarse en el ser humano que es. Entenderá María Luisa, que es necesario abrir el arcoíris del pasado, que es el único que ayuda a mirar quiénes somos en esa búsqueda constante e infinita del ¿Por qué? y el ¿Para qué? Factores  esenciales a la hora de asumir esas polifonías del universo.  

Mi vida es el reflejo de aquellos que están y no están…

Mis padres se conocieron una tarde de abril en el parque los periodistas. Desde ese día quedaron completamente flechados; la música de Ana y Jaime, Piero, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Víctor Heredia, Alberto Cortés, los libros, el café, y los anhelos de cambiar el mundo los unieron aún más. Un año después se casaron; de esa unión nacieron Andrés Felipe, que es un excelente diseñador gráfico, el hermano mayor que cualquiera quisiera tener. Sus palabras siempre están llenas de dulzura y de esa búsqueda incansable de que todo puede ser mejor, como olvidar a mi ingeniero favorito, al amante de Serrat, al devoto de las matemáticas, mi amado hermano Joan Sebastián, uno de los seres humanos más trasparentes que mis ojos han podido contemplar, gracias por seguir sacando mi mejor versión. 

En medio de esos dos hombres maravillosos estoy yo; la soñadora, la amante de los libros por naturaleza, la seguidora del teatro, la música, y la que cree que la educación es la clave para cambiar todo. Y es que el Dios del universo en el único que creo, se le ocurrió que debía venir al mundo un 8 septiembre a las 8 de la noche y para rematar estrellado. Mis primeros años de vida trascurrieron en familia, esa que ha sido y sigue siendo mi faro en tiempos de luz y oscuridad. Cuando cumplí cuatro años mi mamá empezó a enseñarme las famosas vocales, recuerdo el primer libro que tuve en mis manos fue el principito, del cual me enamore, y cuatro años más tarde ya sabía leerlo. Y sí, empecé a leer cuando tenía 8 años: de improviso, sin seleccionar ningún libro. Como no hacerlo, si el tercer hombre de mi vida, mi abuelo, no pasa un día sin leer desde que tengo uso de razón le he oído una y otra vez, decir: “leer es la caja mágica que los hombres le robaron a Dios.” Y que gran robo le hicieron; este mundo monótono, hostil,  y con rendijas de esperanza no sería lo mismo sin los libros. El caso era que sólo me interesaban cinco cosas: leer libros, el cine, la música, el teatro y la educación. Esas grandes cosas, siguen sacando mi mejor yo. No concibió mi caminar sin ellas, es que me encadene de por vida a un noble pero impecable amo. 

Yo no lo sabía, empecé a leer, ver, y escuchar, todo aquello que se me cruzaba en el camino, en un inicio fue divertido. Dejo se serlo cuando descubrí la diferencia entre seleccionar buenos libros, películas, música y  obras de teatro. Ese día cayeron las cadenas a las cuales me había encadenado por convicción, y como renace el ave fénix; renació en mí, el arte de redescubrir el abanico de colores que sólo pueden brindar las artes. 

Así como algunas bailarinas de ballet practican cuatro o cinco horas diarias el lago del Cisne, igual me ejercitaba yo en mi mundo literario, cinematográfico y dramaturgo. De la mano de mi abuelo, mi compañero fiel, que sigue creyendo que nací con una misión especial, aun cuando insisto que mi única misión es  ser una “buena” visitante del planeta. 

Siempre he dicho, que la biblioteca de mi abuelo es la caja de cristal, con la que aprendí y sigo aprendiendo a mirar el universo. Y mi madre la mujer más sabía que mi cerebro y mi corazón han podido escuchar, y desean seguir escuchando mucho tiempo en compañía de mi padre, mi viejo, que sea esmerado tanto, porque descubra el lado azul de la vida en medio de la tormenta. 

Me encanta mirarme al espejo y descubrir que sigo siendo: amante a las violetas, a los días lluviosos, a los libros, al cine, al teatro, a la música, a la educación, a la aromática, a las mejores sopas que podido tomar hechas por las manos que vienen del cielo, mi madre. Abrazar, besar y oír a mi abuelo, aunque él diga que ya no tiene nada que decirme. Quitarle las gafas a mi padre cuando se queda dormido leyendo la prensa, amarrarle los zapatos eso me hace sentir que crecí, aunque en el fondo quiero seguir siendo su niña. Ver fútbol con mis hermanos, jugar a la guerra de las almohadas aunque sean ellos los que siempre ganan. Al cuadro de mariposas que me obsequio mi padre en ese deseo absurdo de tener un fragmento de paisaje, a la medalla de la virgen de la Soledad que me obsequio mi padrino.  A los besos, abrazos  e historias de mi sobrino Daniel, que a sus seis años pinta mejor el mundo en palabras, que yo. A las cálidas conversaciones de mis amigos,  a los sauces que habitan en la finca de mi tío, a los perfumes de rosas, a los amaneceres y atardeceres del llano, al ladrar de  los perros, a la vida que es tan incierta… 

Yessika María Rengifo Castillo
(Bogotá, Colombia 1984)

Docente, licenciada en Humanidades y Lengua Castellana, especialista en Infancia, Cultura y Desarrollo, y Magister en Infancia y Cultura de la Universidad Distrital Francisco José De Caldas, Colombia. Desde niña ha sido una apasionada por los procesos de lecto-escritura, ha publicado para las revistas Infancias Imágenes, Plumilla Educativa, Interamericana De Investigación, Educación, Pedagogía, Escribanía, y Proyecto Sherezade. Ha participado en diferentes concursos nacionales e internacionales, de cuentos y poesías. Autora del poemario: Palabras en la distancia (2015),  y los libros  El silencio y otras historias, y  Luciana y algo más que contar, en el librototal.com. Ganadora del  I Concurso  Internacional Literario de Minipoemas Recuerda, 2017 con la obra: No te recuerdo, Amanda.

No Comments