El feminismo: Alfonsina Storni

El feminismo: Alfonsina Storni

Yessika María Rengifo Castillo 

                                                                                                               Héctor José Sanjuas

“Yo soy como la loba. Ando sola y me río del rebaño. El sustento me lo gano y es mío/ donde quiera que sea, yo tengo una mano /que sabe trabajar y un cerebro que es sano.” Alfonsina Storni.

El feminismo se instaura como un movimiento social  que establece  la desigualdad, y la discriminación, hacia las mujeres en una sociedad de patriarcado. Ese patriarcado se 

caracteriza por el dominio de lo masculino sobre lo femenino en aspectos como la razón,  la fuerza, y la participación  en el espacio público, que son consideradas vertientes superiores   a las que solo pueden acceder los hombres. A consideración de  los sentimientos, la debilidad, y la esfera doméstica, ejes que “caracterizan” a las mujeres. Es decir, en ese sistema se posesionan dos líneas: lo masculino y lo femenino, que permea los campos políticos, sociales, económicos, y culturales, que determinan el accionar de hombres y mujeres.

En palabras de Susana Martínez Simancas (2004), dice que:  “Este   sistema   dicotómico   se   ha   repetido   a   lo   largo   de   los   siglos   (con modificaciones  que  han  ido  cuestionándolo)  de  tal  forma  que  termina  por naturalizarse la posición subordinada de las mujeres achacándose esta situación a  las    diferencias    biológicas:    la    capacidad    de    engendrar    ha    marcado negativamente la participación e intervención social de las mujeres.” Lo anterior indica que en ese sistema de patriarcado, la mujer es concebida como sujeto inferior en los campos socioculturales.  Por consiguiente, el patriarcado determina que el padre es el que posee el poder y la capacidad  de decisiones sobre los integrantes del grupo social. Grupo que es  conformado por  mujeres y hombres jóvenes, estos últimos algún día asumirán el rol del patriarca mientras que las mujeres, asumirán el papel de subordinadas de por vida. 

Al respecto conviene decir que el feminismo ilustrado cuestiona que las características biológicas entre hombre y mujeres, sea suficiente para determinar la subordinación del otro.  En ese sentido  en la obra:  “La  herencia  de  la  Ilustración  y  Simone  de  Beauvoir”, se establece  las diferenciaciones en la historia del pensamiento, y las consecuencias morales que este tuvo. Además, la modernidad introdujo el pensamiento naturalista de la igualdad del hombre en palabras como: “todos los hombres nacen libres e iguales,” que sirvió para la exclusión de las mujeres en los sectores sociales. Es así como el concepto “hombre” que se aplicaba universalmente, fue establecido por el discurso ilustrado y su dominio, para el nombramiento de los varones. Dejando de lado los principios de igualdad, libertad, y  fraternidad, que consolidan los nuevos estatutos del hombre como sujeto social en el Estado Moderno.  

Sin embargo, el Estado Moderno no hace parte de la mujer, quien exige su accionar es la naturaleza. Frente a esos planteamientos Mary Wollstonecraft y Olimpia de Gouges exigieron  la misma igualdad derechos para las mujeres, que tienen  los hombres como el  acceso a la ciudadanía, que es elemento esencial del feminismo. La ciudadanía  se determina como el mecanismo que garantiza la libertad, una reivindicación necesaria. En la que las mujeres deberán ser posesionadas como ciudadanas, sin esto no son nada.  Cabe resaltar que las sufragistas seguirían esa misma línea, obteniendo desde finales del siglo XIX y durante las primeras décadas del XX, el derecho al voto y la educación.  Lo que permitió crear movimientos intelectuales como: “La querella de las mujeres,” que se caracteriza por generar una reflexión por ambos sexos, acerca de la discriminación de las mujeres. Rastreando voces feministas críticas, que han permitido visibilizar transformaciones sociales desde la mujer. 

En ese sentido surgen grandes voces poéticas, políticas, literarias, y artísticas, que manifiestan sus planteamientos frente a esa desigualdad de género. Una de ellas, es la gran Alfonsina Storni la poeta,  la cantante, la escritora, la periodista, la anarquista, y la madre soltera, quien se describe en una conferencia en 1938 así: “El hecho es que, como en otros despierta tarde, y no por tal  circunstancia  menos  acosadora,  la  afición  por  la  palabra escrita se reveló en mí madrugante. […] A  los  ocho,  nueve  y  diez  [años]  miento  desaforadamente: crímenes,  incendios,  robos,  que  no  aparecen  jamás  en  las noticias  policiales.  Soy  una  bomba  cargada  de  noticias  espeluznantes. […] A los doce escribo mi primer verso. Es de noche, mis familiares ausentes. Hablo en él de cementerios, de mi muerte. Lo doblo cuidadosamente y lo dejo debajo del  velador  para  que  mi  madre  lo  lea  antes  de  acostarse.  El resultado  es  esencialmente  doloroso: a  la  mañana  siguiente tras una contestación levantisca unos coscorrones frenéticos pretenden enseñarme que la vida es dulce. Desde entonces  los  bolsillos  de  mi  delantal,  los  corpiños  de mis enaguas, están llenos de papeluchos borroneados que se me van muriendo como migas de pan. Desde esa edad hasta los quince, trabajo para vivir y ayudar a  vivir.  De  los  quince  a  los  dieciocho,  estudio  de  maestra  y  me  recibo  Dios  sabe  cómo.  La  cultura  literaria  que  en  la Normal absorbo para en Andrade,  Echeverría, Campoamor…” P. 33

En esa dimensión, Alfonsina se preocupó por manifestar sus propias vivencias, e inquietudes.  Ofreciendo un universo de posibilidades a sus lectores a la hora de asumir su postura frente al mundo. Manifestando temas como: la naturaleza, la ciudad, la soledad, la incomunicación, el mundo, lo concreto, y lo cotidiano, que representan ese papel que ocupado la mujer a lo largo de la historia. Sin embargo, también a menudo, manifestaba su inconformismo con la postura de su padre frente a la concepción del llamado “Sexo Fuerte”  que se caracterizó por: (“no hay llorado/ los hombres de mi raza/ eran de acero”) y el  dolor que manifiesta su cuerpo se evidencia en: (“Así diciendo te brotó una lágrima”)  un sufrimiento profundo  que ella,  manifiesta desde la supuesta debilidad femenina  y  el maravilloso ejercicio  racional  en : (“débil mujer, pobre mujer que entiende”), es la herencia de su árbol genealógico  tal es el caso de: 

“Tú me dijiste: no lloró mi padre;

Tú me dijiste: no lloró mi abuelo;

No han llorado los hombres de mi raza.

Eran de acero.

Así diciendo te brotó una lágrima

Y me cayó en la boca… más veneno:

Yo no he bebido nunca en otro vaso

Así pequeño.

Débil mujer, pobre mujer que entiende,

Dolor de siglos conocí al beberlo:

Oh, el alma mía soportar  no puede

Todo su peso.”  P. 180

En el anterior poema, se realiza un himno a la concepción que tuvo la familia de Storni sobre el concepto de mujer. Se quisiera añadir que la poesía de Alfonsina refleja las concepciones que ha construido de su madre, quien es una mujer que posee una formación intelectual, que ha debido asumir la crisis económica de  su familia,  desde un contexto más tradicional que el de su hija.   Lo anterior se puede evidenciar en: 

“Dicen que silenciosas las mujeres han sido 

  De mi casa materna… Ah, bien pudiera ser…

 A veces en mi madre apuntaron antojos 

 De liberarse, pero, se le subió a los ojos 

 Una honda amargura, y en la sombra lloró.

Y todo eso mordiente, vencido, mutilado.

Todo eso que se hallaba en su alma encerrado,

Pienso que sin quererlo lo he libertado yo.” P. 209

La tarea ha de centrarse  en considerar a la mujer como sujeto político que permea todos los campos sociales, desde posturas críticas, y propositivas, del mundo. En ese sentido el feminismo como un llamado a la reivindicación de la mujer como sujeto derechos, y  estrategias como la literatura, que acudió Alfonsina para despertar la conciencia de  las mujeres frente  a sus pensamientos o derechos.  Haciéndole resistencia al mandato, lo esperable, y el estereotipo, para alcanzar esa anhelada libertad. Liberándose de la protección de los hombres, reconociendo sus derechos al divorcio, al voto, y la igualdad en todas sus dimensiones. 


Referencia: 

Martínez, S. S (2004).  La imagen del feminismo y las feministas en la sociedad actual. México, DF.

http://revistamito.com/alfonsina-storni-y-la-sexualidad-femenina-inicios-del-siglo-xx/

https://www.infobae.com/cultura/2017/10/18/de-la-ironia-de-alfonsina-storni-al-feminismo-de-hoy-por-que-luchan-las-mujeres/

Storni, A. (2002).  Obras.  Prosa, Narraciones, Periodismo. Ensayo, Teatro.  Delfina Muschietti, editorial. Buenos Aires, Argentina.  P.P 33, 180, y 209.

Yessika María Rengifo Castillo

Escritora colombiana.  Docente, licenciada en Humanidades y Lengua Castellana,  especialista en Infancia, Cultura y Desarrollo, y Magister en Infancia y Cultura de la Universidad Distrital Francisco José De Caldas, Colombia. Desde niña ha sido una apasionada por los procesos de lecto-escritura, ha publicado para las revistas Infancias Imágenes, Plumilla Educativa, Interamericana De Investigación, Educación, Pedagogía, Escribanía, y Proyecto Sherezade. Ha participado en diferentes concursos nacionales e internacionales, de cuentos y poesías. Autora del poemario: Palabras en la distancia (2015),  y los libros  El silencio y otras historias, y  Luciana y algo más que contar, en el librototal.com. Ganadora del  I Concurso  Internacional Literario de Minipoemas Recuerda, 2017 con la obra: No te recuerdo, Amanda.

Héctor José Sanjuas

Escritor argentino. Contador Público Nacional. Incursiona en los géneros narrativa, poesía y ensayo. En el año 2008, tras el impulso que le dan sus amigos, con quienes compartía sus obras, comienza a participar en concursos literarios Nacionales e Internacionales, llegando a ser finalista, obteniendo por el valor de sus obras diversas Menciones y Diplomas de honor. En el año 2011 Creadores Argentinos lo galardonó con el Premio Nacional Escritor, por su participación en el libro de narrativa “Los rostros del Tiempo”, lo que dio origen a la edición de su primer libro de cuentos titulado: “El tercer duende”. 

No Comments