A los escritos y las voces que de ellos emanan

¨Todas las morales se fundan en la idea de que un acto tiene consecuencias que lo justifican o lo borran. Un espíritu empapado de absurdo juzga solamente que esas consecuencias deben ser consideradas con serenidad. Está dispuesto a pagar. Dicho de otro modo, si bien para él puede haber responsables, no hay culpables. Todo lo más consentirá en utilizar la experiencia pasada para fundamentar sus actos futuros¨
                                                                                                                                  Albert Camus

 

                  Con el propósito de decir presente como en el pase de lista del maestro en  clase, quiero desmontar la presencia de un agradecimiento y un compromiso como escritor de una sociedad como la nuestra. Tijuana es la sede de muchos que día con día se encaminan a las letras en sus diferentes significados.  Presente, pasado y futuro se juntan en la acción de esta elección, pues el que escribe lleva consigo la consigna de exponer el pensamiento a la compresión de los otros; de cara a la crítica y en manifiesto de ideas que se sumergen en las profundidades de la Lengua y Literatura de Hispanoamérica, y a su vez como eje colateral, hacia otras disciplinas que permean su comprensión: Filosofía, Historia, Artes, Sociología, Pedagogía, Comunicación. Todas estas disciplinas conjugan la dialéctica de la Lengua.

La razón de poner de manifiesto la esfera de una compresión mental, y a su vez, el parteaguas de un cúmulo de ideas que nos erosionan meta-textual, psicológica y socialmente son dos cosas: 1) la retroalimentación cultural, 2) la identidad.

Los valores de una sociedad están dados por sus ciudadanos, así como el importante significado que sus instituciones y asociaciones que se preocupan por generar el libre pensamiento, la libre crítica y la exposición del arte en general. Esta preocupación está encaminada a la captación de esa responsabilidad que muchos compañeros elegimos, tanto, para desglosar opiniones respecto de algún tema, tanto como para debatirlo y hacer conciencia de que con la Lengua todos tenemos algo que ver.

Este ¨algo que ver¨ es un compromiso con el lenguaje que se impone como dominio para el aprendizaje; es la vida de cientos de estudiantes de diferentes Estados de la República Mexicana con el propósito y el destino de una identidad que la diversidad manifiesta. Identidad que cada uno se forja.De ese ¨algo que ver¨ con el otro que se nombra es preciso hacer el compromiso en una dialéctica que permita la retroalimentación. Así es como los escritos a nivel mundial entran en juego en la dinámica del lenguaje. Para todos los que nos iniciamos en esta actividad es que me dirijo y dejo varias preguntas abiertas al debate y a la inclusión.

¿Cuántos se preocupan por un conocimiento abierto a la inclusión? ¿Con quiénes se cuenta para la propagación de este plano de la Cultura? ¿Hacia dónde se dirigen las propuestas de una mejora cultural? ¿Hasta qué punto se nos permite estar en contacto con la información que trasmiten los medios de comunicación?

Sin ánimos de argumentos pesimistas, la mirada de este lenguaje se presta para contestar en medio de un sistema que se pretende mejorar en razón de una realidad que demanda la inclusión. La primer pregunta se dirige a todos aquellos que su herramienta principal de trabajo son las palabras y por ende, con ello, los textos. La segunda, se dirige a la cosmovisión de los proyectos que existen actualmente. La tercera se dirige hacia una propuesta que permita la acción de la sociedad hacia la sociedad misma, y de lo mucho que se puede hacer en organización.

En pleno siglo XXI el individuo se sigue cuestionando el absurdo de la vida y se pregunta de forma lógica los acontecimientos que cohesionan la cultura. Es en la dualidad lógico-irracional; que la visión de una formación que incluya a esta comunidad que nos mantiene de pie y con miras a un acercamiento minucioso con el otro se reformule en sus textos y en su interpretación.

El destino de los escritos y las voces que de ellos emanan es precisamente el colectivo social que incorpora nuevos métodos para el mejoramiento y aprovechamiento de esta herramienta del pensamiento, el lenguaje.

 

 

PERIPECIA Y RECONOCIMIENTO

 

Los conceptos de peripecia y reconocimiento se encuentran en la Poética de Aristóteles, formulados en relación con la tragedia; con ellos plasma las ideas que sustentan al Teatro como expresión artística y le da sentido a las acciones humanas como acto de la imitación, mímesis. A propósito del Edipo rey de Sófocles, Aristóteles explica la mímesis de las acciones y la dinámica por la que el dramaturgo, o el poeta, generan un texto dramático. Así, la Poética sirve como medio de analizar  un texto dramático.

Son las acciones de los hombres esforzados las que Aristóteles toma en cuenta, y a su vez el proceso de causa y efecto de las propias acciones.

La peripecia implica por tanto ¨un cambio en el estado de las cosas en dirección contraria al que se venía dando. La peripecia funciona siempre y cuando funcione de forma verosímil, es decir, resultado de las acciones previas. En un permanente vínculo de causa y efecto¨ menciona Aristóteles.  En este sentido la peripecia acontece como problema o efecto de una causa. Hay algo que afecta a algo. Y esa alteración es la peripecia.

A su vez, del reconocimiento nos dice: ¨sucede cuando un personaje pasa de un estado de ignorancia a otro de conocimiento. Este proceso puede conducir a la amistad o al odio de los personajes. Si bien es cierto, este cambio podría darse a raíz de la fortuna, será mejor cuando es un resultado lógico de las acciones precedentes. El mejor reconocimiento es aquél que sucede junto con la peripecia, ya que produce compasión y temor, que es el efecto buscado por la tragedia¨

Según Patrice Pavis ¨el drama sólo termina cuando los personajes han tomado conciencia de su situación, reconocido la fuerza de su destino o de una ley moral, y su rol en el universo dramático o trágico¨

Tomando en cuenta todo lo anterior, la retroalimentación cultural y la identidad de los artistas locales en Tijuana como personajes reales de una sociedad, son la peripecia y el reconocimiento de sus acciones —en cuanto que actores de una disciplina artística— y a su vez, lo que me interesa incluir en este espacio de reflexión. Reflexión e interacción que permita dialogar y compartir, contrastar y divulgar, proponer y participar, crear y exponer. Que permita profundizar en la dinámica material y espiritual por la cual el artista y su arte se funden en lo íntimo de su existencia.

Peripecia y reconocimiento son conceptos tomados aquí como metáfora, en la experiencia del artista, en su proceso creador y el papel que toma en el rol social. En esa otredad, si se quiere ver de esa manera, es que me permito darle ese título a mi sección en Perígrafo, ya que el artista y su obra se recrean y se reinventan en lo social con peripecias y reconocimientos, en la escena artística y en las actuaciones de cada día.

Atentamente:
Miguel Alberto Delgado García.

No Comments