Incertidumbre a dos voces

Incertidumbre a dos voces

Por: Brayan Chaparro

 

Cuando cierro los ojos
me inunda la palidez,
como si otro ser
se apoderara de este inservible cascarón.

Parece que los monstruos vuelven a mí,
me reconocen;
nos miramos con la misma angustia
del pasado,
siento esa vieja asfixia por el hedor
que emana de sus fauces.

Y no puedo librarme del laberinto
que habita en su mirada deforme
ni de la crudeza de su rostro adusto.

Sus sombras cobijan
las anomalías de mi cuerpo
y en la levedad del sueño impuro
me paralizan sus manos mutuas,
me sobrecogen sus espectros
como si fuera una aparición intrusa
que trastoca inútilmente los cristales.

Solo me alcanzan los grilletes para jugar
con las compuertas de la percepción,
para provocar la repulsión del otro
y advertirle a ese hombre impávido
—que se pulveriza los ojos mirándose infinitamente en el espejo—
que la realidad se ha roto,
que su mente se ha roto,
que todo orden se ha roto
y las bestias ahora
no son simples ilusiones holográficas.

Ya no aparecen los monstruos
solo en su cabeza,
ya no existen los monstruos atrapados
en la zona craneal de los delirios;
sus garras le abren las comisuras,
mis ojos.

Vuelve el mundo a sofocarnos
con sus blancas luces
y en medio de la ceguera
no me reconozco,
no me preciso completamente humano.

Abro los ojos
y me inunda la palidez,
como si otro ser
se apoderara de este inservible cascarón.

Por: Brayan Chaparro
Ecuador, 1996. Actualmente reside en Quito. Estudia Comunicación Social en la Universidad Central del
Ecuador. Es coordinador general del colectivo literario A pie de página. Algunos de sus trabajos han sido
publicados en la Antología Poética Vuelos I (Chacana Editorial, 2017) y en algunas revistas digitales. Fue parte
del IV Festival de Literatura y Artes Plásticas Riobamba 2017. Ha participado en varios recitales de poesía.


No Comments